Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas

jueves, 6 de diciembre de 2018

Secreto profesional en Psicología



Para cumplir de forma correcta y eficaz su labor, un profesional de la psicología necesita acceder a  datos e información personal e íntima de sus pacientes/clientes. 

El secreto profesional se considera como una protección del derecho a la privacidad e intimidad de los usuarios de los servicio psicológicos. Por lo tanto, la violación del mismo se consideraría como una violación de los derechos del usuario.

Las normas deontológicas, aprobadas por el Colegio Profesional, regulan como derecho y como deber ético profesional del psicólogo la obligación de guardar secreto profesional por la información recibida en el ejercicio de su profesión, en  defensa de los intereses profesionales y como garantía social de la profesionalidad de sus colegiados.


En el contexto clínico y sanitario, la relación entre el profesional y el paciente se caracteriza por la confianza subyacente en la misma. Producto de la confianza es la confidencialidad, que en el plano jurídico se entiende como la obligación de guardar “secreto profesional", siendo el psicólogo "confidente necesario" para ejercer sus funciones.

El Código Deontológico del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicología recoge el secreto profesional en varios de sus artículos.

 
Artículo 40º 
Toda la información que el/la Psicólogo/a recoge en el ejercicio de su profesión, sea en manifestaciones verbales expresas de sus clientes, sea en datos psicotécnicos o en otras observaciones profesionales practicadas, está sujeta a un deber y a un derecho de secreto profesional, del que, sólo podría ser eximido por el consentimiento expreso del cliente. El/la Psicólogo/a velará porque sus eventuales colaboradores se atengan a este secreto profesional.
 

Artículo 8º 
 “Todo/a Psicólogo/a deber informar, al menos a los organismos colegiales, acerca de violaciones de los derechos humanos, malos tratos o condiciones de reclusión crueles, inhumanas o degradantes de que sea víctima cualquier persona y de los que tuviere conocimiento en el ejercicio de su profesión”
. 

El secreto profesional o la confidencialidad con el paciente/cliente no se ejerce cuando ocurren este tipo de situaciones.

Aunque se pueden considerar algunas excepciones,  por lo que es posible eludir este secreto en casos muy concretos y especiales, como los que detallamos a continuación:

  • El derecho al secreto debe ceder ante el deber de declarar y denunciar delitos que atenten o pongan en peligro la vida, la integridad, la libertad o la seguridad de las personas.
  • Se puede considerar asimismo romper la confidencialidad cuando se estime que su cliente tiene alta probabilidad de cometer un asesinato o delito grave, de poner en peligro la vida de otras personas o la suya propia. 
  • También el psicólogo puede revelar los hechos protegidos por el secreto profesional, sin incurrir en violación del mismo, con autorización expresa del titular de la información.
  • Ante solicitud judicial, una vez en presencia del Juez, el psicólogo podrá alegar el secreto profesional, pero solo será aplicable respecto a las preguntas que se le formulen que puedan afectar a la intimidad y vida privada de sus pacientes, y no cuando se refiere a cualquier otro tipo de facetas y actividades  (comerciales, económicas o patrimoniales).



No obstante todo lo anterior, la realidad está llena de matices y los límites de la confidencialidad en la práctica de la psicología en todos sus ámbitos (clínica, forense, marketing y publicidad, psicología de las organizaciones...) constituye un tema controvertido.




 laura asensi


Si necesitas ayuda, tratamiento o asesoramiento, contacta con nosotros. También puedes visitar nuestra web: Consulta de Psicología - Laura Fátima Asensi










sábado, 3 de noviembre de 2018

El pasado es solo una historia que nos contamos


“El pasado es solo una historia que nos contamos a nosotros mismos”

(Frase de la película Her)

Seguir en Instagram


     El pasado es cualquier tiempo anterior al tiempo presente. Ha influido y puede influir en nosotros, pero no es recíproco.

      Dos problemas principales de acudir al pasado para mejorar nuestro presente:

     En primer lugar, el pasado es inmodificable. No podemos cambiarlo. Darle demasiadas vueltas, buscar en aquellos tiempos pasados las soluciones a nuestros problemas actuales puede ser una pérdida de tiempo. Se puede convertir en una cadena que nos impida avanzar y mejorar. Lo que ya hemos vivido no se modifica, no se puede corregir ni reformar. 

     En segundo lugar, ¿cuántos de esos acontecimientos pasados pasaron realmente tal y como los recordamos? ¿Cuántas emociones pasadas no fueron exactamente como creemos? Los recuerdos cambian, cada recuerdo es una interpretación de otro recuerdo. Nuestra memoria no es una cámara que reproduce fielmente la realidad pasada. La memoria reconstruye los recuerdos y guarda la última versión, como una actualización del sistema.

    Cuando recordamos, revisamos y repasamos lo sucedido. La información pasada se reconstruye y organiza en esquemas propios, es decir, recuerdos, sentimientos y creencias coherentes para nosotros y sobre nosotros mismos que forman un todo integrado y con sentido. 

No sé dónde leí o quién dijo “Nunca volveremos a un momento vivido, como nunca pisaremos el mismo río”… Y así es.


 laura asensi


Si necesitas ayuda, tratamiento o asesoramiento, contacta con nosotros. También puedes visitar nuestra web: Consulta de Psicología - Laura Fátima Asensi





...

sábado, 25 de agosto de 2018

Ataque de pánico

Hombre La Cara Sello Pánico El Miedo Ansie
Una persona a punto de un ataque de pánico tiene un presentimiento, una sensación de desastre que suele ir acompañada de síntomas cardíacos (como irregularidad o aceleración del latido cardíaco) y problemas para respirar (disnea, dolor torácico). El ataque suele iniciar de manera abrupta y aumenta con rapidez hasta alcanzar su expresión máxima; esta experiencia desagradable suele durar en total menos de media hora.

Un ataque de pánico es el miedo, en ocasiones terror intenso, que inicia de manera súbita y se acompaña de distintos síntomas clásicos de «lucha o fuga», además de algunos otros, como dolor torácico, escalofríos, calor excesivo, ahogamiento, disnea, frecuencia cardíaca rápida o irregular, hormigueo o adormecimiento, sudoración excesiva, náusea, mareo y temblor.

Como consecuencia, las personas que lo sufren pueden tener una sensación de irrealidad o temer estar perdiendo la cabeza o muriendo.

-     Son comunes (quizá 30% de los adultos ha experimentado por lo menos uno). Los ataques de pánico pueden tener una incidencia muy variable, desde sólo unos cuantos episodios en la vida hasta muchas veces por semana en otras personas. Algunos pacientes incluso despiertan por la noche con ataques nocturnos.

El paciente puede encontrarse tranquilo o ansioso cuando comienzan a intensificarse los síntomas de pánico.

Los ataques de pánico pueden presentarse sin otros síntomas o relacionados con otros trastornos más, entre los que se encuentran agorafobia, trastorno de ansiedad social, fobia específica, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastornos del estado de ánimo y trastornos psicóticos. También pueden formar parte del trastorno de ansiedad
debido a otra afección médica y del trastorno de ansiedad inducido por sustancias.




Como consecuencia de ataques de pánico inesperados, el paciente teme que se presenten de nuevo o trata de evitar el desarrollo de ataques adicionales tomando medidas (ineficaces) como abandonar las actividades que alguna vez prefirió o evitar acudir a sitios en los que los ataques han ocurrido.

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad frecuente en el que el paciente experimenta ataques de pánico inesperados (por lo general, muchos, pero siempre más de uno) y le preocupa desarrollar algún otro. 

Si bien los ataques de pánico suelen ser no inducidos, también se presentan ataques con predisposición situacional o inducidos/con vínculo externo.

Una minoría importante tendrá ataques de pánico nocturnos, así como durante la vigilia. Aproximadamente la mitad de los pacientes con trastorno de pánico también desarrolla síntomas de agorafobia, aunque en muchos casos no ocurre.

Por lo general, el trastorno de pánico inicia poco después de los 20 años. Es uno de los trastornos de ansiedad más frecuentes.

Los ataques de pánico o los trastornos psicológicos que pueden conllevar como indicador un ataque de pánico, son tratables.

Fuente: Morrison, J. (2015). DSM-5® Guía para el diagnóstico clínico. Editorial El Manual Moderno.


Si necesitas ayuda, tratamiento o asesoramiento, contacta con nosotros. También puedes visitar nuestra web: Consulta de Psicología - Laura Fátima Asensi

Web Laura Asensi




lunes, 23 de julio de 2018

Nueva página web de Laura Asensi

Os presentamos nuestra nueva web de Consulta Psicológica de Laura Asensi


 web laura asensi

En la misma, informamos sobre nuestra actividad profesional, tato en el ámbito clínico como forense, acreditaciones que nos avalan, publicaciones, oferta formativa, cursos y talleres...

Aquí os dejamos la dirección de la página por si es de vuestro interés.

Si necesitas ayuda, tratamiento o asesoramiento, contacta con nosotros. También puedes visitar nuestra web: Consulta de Psicología - Laura Fátima Asensi




sábado, 31 de marzo de 2018

Entrevista a Laura Asensi Pérez, psicóloga

 Ficha de Laura Asensi

"Tratamos problemas relacionados con la ansiedad, tales como ansiedad generalizada, ansiedad social, ataques de pánico, diversas fobias, trastorno obsesivo compulsivo, estrés postraumático; Acuden bastantes pacientes que presentan trastornos depresivos y adaptativos, así como trastornos de personalidad. También realizamos orientación y asesoramiento psicológico para problemas puntuales o conflictos relacionados con crisis vitales, rupturas de pareja, duelo, problemas de autoestima, problemas con el trabajo, estrés y acoso laboral, etc. Por otra parte, atendemos casos relacionados con secuelas y victimización de delitos o accidentes.


Muchas personas, y cada vez más, acuden a solicitar evaluaciones psicológicas o asesoramiento psicológico ante conflictos o problemas personales puntuales, toma de decisiones y otras dificultades no relacionadas con cuadros clínicos graves o psicopatología destacable, solicitudes más centradas en el asesoramiento profesional."







viernes, 19 de enero de 2018

Atención psicológica de calidad

Decálogo para identificar una atención psicológica de calidad. Se trata de diez sencillas pautas destinadas a ayudar a los usuarios a distinguir a los verdaderos profesionales de la Psicología, de aquellos que no lo son para garantizar una buena atención psicológica.

No hay texto alternativo automático disponible.


Si necesitas ayuda, tratamiento o asesoramiento, contacta con nosotros. También puedes visitar nuestra web: Consulta de Psicología - Laura Fátima Asensi